La malla ciclónica es uno de los materiales más usados para proteger terrenos o propiedades y esto se debe que sigue siendo funcional su uso por su durabilidad, resistencia y también por la seguridad para que no accedan intrusos a las instalaciones.

Su diseño está hecho para proteger, delimitar, seccionar o dividir espacios grandes, adaptándose a cualquier tipo de terreno, colocándose en exteriores o interiores.

Su durabilidad es extensa, debido a que es fabricada con alambre de acero, el cual es sometido a un proceso de galvanización, para que se no se oxide o corroa ante las inclemencias del tiempo, ya que el acero es cubierto con una capa de zinc.

El alambre también puede ser forrado con PVC para la construcción de la malla ciclónica.

Su instalación es rápida y económica, adaptándose a cualquier proyecto, debido a que su proceso constructivo es sencillo, además se fabrica en diferentes calibres, aberturas y alturas, dependiendo de las necesidades del cliente.

Así que si quiere proteger su propiedad, no hay nada como una malla ciclónica.